Programa: Clínica de Obesidad Infantil (POI)

Introducción

En Chile la obesidad en el menor de 15 años ha aumentado de un 5 a un 20% aproximadamente, en los últimos 20 años. Se sabe que el síndrome metabólico (conjuntos de trastornos caracterizados por colesterol elevado, obesidad abdominal, presión arterial elevada, insulino- resistencia) que acompañan a la obesidad infantil y juvenil se asocian a una presentación más temprana de las enfermedades crónicas (ECNT) asociadas al sobrepeso (Diabetes tipo 2, Hipertensión arterial y cardiopatía isquémica). En Chile el síndrome metabólico afecta a 1 de cada 3 niños obesos y a 1 de cada 2 cuando hay historia familiar de Diabetes tipo 2, dislipidemia, hipertensión arterial o cardiopatías isquémicas.

La obesidad se asocia fundamentalmente a malos hábitos de ingesta y de actividad física que comprometen a todo el grupo familiar. La pérdida de la condición física y de la funcionalidad muscular como consecuencia de un sedentarismo prolongado explicaría los trastornos de la homeostasis metabólica que caracterizan al síndrome metabólico. El objetivo fundamental del tratamiento individual de la obesidad infantil no debe centrarse en conseguir una baja de peso, sino, en promover en el niño y su familia hábitos nutricionales y estilos de vida saludables, y en el niño recuperar la condición física y corregir los trastornos metabólicos y cardiovasculares que llevan a las enfermedades antes señaladas. El logro de estos objetivos requiere del apoyo médico, nutricional, psicológico y de una intervención con ejercicio para mejorar la condición física y la funcionalidad muscular del niño y/o adolescente.

Objetivo General

  • Disminuir los trastornos metabólicos y cardiovasculares asociados al Síndrome Metabólico para contribuir a la prevención de las ECNT.


Objetivos específicos

  • Identificar los trastornos metabólicos asociados al mayor riesgo de ECNT en la vida futura para corregirlos utilizando fundamentalmente dieta formulada y ejercicio físico. El tratamiento medicamentoso es indicado sólo si corresponde.
  • Modificar los hábitos y conductas frente a la forma de alimentarse en el niño y su familia, y promover una dieta saludable basada en las guías alimentarias, considerando los alimentos saludables preferidos y los horarios disponibles para la alimentación.
  • Mejorar la condición física y la funcionalidad muscular del paciente a través del ejercicio.
  • Identificar y manejar los trastornos psicológicos asociados a la conducta alimentaria, a través de técnicas de apoyo psicológico dirigidas a modificar conductas con respecto a hábitos de ingesta y de actividad física.
  • Acompañar y apoyar los procesos de cambio en el niño y su familia


Protocolo de tratamiento para niños y adolescentes obesos

El protocolo consta de 3 etapas:

  • Etapa diagnóstica, que contempla un diagnóstico médico, nutricional, psicológico y de condición física a fin de establecer un programa individual de tratamiento
  • Tratamiento
  • Seguimiento
Volver arriba